domingo, 27 de mayo de 2018

Reseña literaria: Girl. Girl. Girl. de Ros Serra

Girl. Girl. Girl. fue la primera obra que leí de LES Editorial y creo que fue la mejor por la que podía haber empezado. Antes de meterme en la historia, quería decir que este libro salió hace poco más de una semana y su autora estuvo ayer firmando ejemplares en la Feria del libro de Madrid. Por lo que pude ver fue genial y no sabes lo que feliz que me hace saber que esta novela está llegando cada vez a más gente. 


Este libro es la primera parte de una trilogía escrita por Ros Serra. Forma parte de la colección de ficción general y yo creo que es una obra inclasificable por la cantidad de temas importantes que toca a través de sus páginas y la forma en la que la autora se enfrenta a ellos, siempre desde el respeto, promoviendo la valentía y empoderando a las lectoras, una a una. 



Seguro que ya te he puesto los dientes largos, ¿eh? Pero empecemos por el principio, esta es la sinopsis de Girl. Girl. Girl.:
La forma en la que la conocí fue la más rara que se me puede ocurrir para conocer a alguien. Yo antes de conocerla tenía una vida «perfecta», llena de vestidos rosas, horquillas, buenas notas, buenos modales, clases de inglés, de piano, cosas de «señoritas», enseñanzas de mi madre sobre cocina, cuidado de la casa, costura y podría seguir, pero creo que se ha captado el mensaje. Entonces un día alguien murió y, por muy raro que suene, no puedo estar más agradecida por ello.
Mis notas bajaron de un nueve y medio a un dos, mi mente se abrió de par en par, mi paciencia disminuyó y todo lo que creía que era bueno se volvió tóxico de repente.
Y todo porque en diecisiete años nadie, jamás, me había enseñado a volar por mi cuenta.
Girl. Girl. Girl., como todas las historias de Ros Serra, tiene como base el feminismo. Ella misma asegura que esta historia nació de la rabia: «Me cabreé y pensé qué habría pasado si yo hubiera sido la niña perfecta que de repente se rebelaba contra el mundo. También pensé en qué pasaría si fuera la más revolucionaria del planeta. Entonces lo vomité todo».
Esta historia me atrapó desde la primera página. Me resultó superactactivo que empezara con una situación casi surrealista, y todavía más el humor que, pase lo que pase, acompaña la lectura. Girl. Girl. Girl. ha logrado sacarme unas cuantas carcajadas. De las de verdad. Y creo que encontrar una lectura que haga eso es maravilloso. 
—Era monja —contesté—. No me has dicho tu nom...
—Joder, una monja —me interrumpió—. Pues soy un poco satánica para ella, vaya.
Sin embargo, este humor se combina perfectamente con una historia real, con situaciones y emociones que todas hemos sentido en un momento u otro. En este aspecto, la historia conecta con quien la lee a un nivel muy íntimo. Es de estas historias que te ayuda sin que te des cuenta, que sana, que enseña
Las personas no son cebollas, son nueces. Tienen una capa dura exterior que cubre la parte que realmente vale de la persona. Y, sinceramente, entrar en una nuez es algo maravilloso y mágico.
Uno de los puntos más interesantes es cómo aborda el feminismo. Recuerdo que al principio pensé que algunas situaciones que se reflejan en la historia eran muy exageradas, pero luego me di cuenta de que no. Esas situaciones ocurren, aunque no me hayan ocurrido a mí. Y entonces es cuando fui consciente de hasta qué punto normalizamos situaciones que no deberían serlo. 
No estoy diciendo que tuviera una doble personalidad, sino que me sentía diferente y mejor siendo esa «Sil», cambiada por alguien a quien acababa de conocer.
En cualquier caso, es genial poder leer sobre personajes que trabajan y luchan por el feminismo, porque creo que es un modo muy acertado de aprender. Girl. Girl. Girl. me ha enseñado muchísimo sobre el tema y nunca me lo hubiera imaginado. Porque no deja de ser una novela de ficción, pero justamente por eso se muestra el feminismo de una forma más cercana. 
Pensé en decir que estaba indispuesta e irme a mi habitación para no armar ningún drama, pero una cosa que había aprendido en poco tiempo era que contra la opresión se lucha, no se huye. Así que, aunque fuera mi propia familia, si tenía que quejarme y gritar, lo iba a hacer.
Los personajes son muy especiales y la trama no decae en ningún momento. Ros Serra sabe jugar muy bien con el ritmo, con las anticipaciones y desde que te engancha al principio no te suelta hasta el final. De hecho, al llegar a esa última página todavía quieres más. Hago un breve inciso para destacar el epílogo tan bonito que cierra este libro. 
—¿Nah? ¿Qué es eso de nah? —preguntó ella.
—Es como un no, pero más como que me da igual.
Poco más puedo decir de Girl. Girl. Girl. sin hablarte de la historia, porque así es como debe ser. Creo que conviene acercarse a ella sin ideas preconcebidas y dejarse llevar. Volarás por sus páginas, te enamorarás de los personajes, te sumergirás en la historia. Si hay algo que tengo clarísimo, es que se trata de un libro que todxs deberíamos leer.  
—La suerte es como las tortugas —susurró—, que es lenta y tarda en llegar.
¿Quieres más información? Echa un vistazo AQUÍ.

No hay comentarios

Publicar un comentario

ME HAS LEÍDO EN...


MI GALERÍA DE INSTAGRAM

© Bajo el edredón | Thais Duthie
Maira Gall