domingo, 25 de marzo de 2018

Reseña literaria: Vamos a contar mentiras de B. S. Gairald

Uno de los propósitos que tenía en mente para Bajo el edredón era ampliar los contenidos y poder ofrecer algo más variado, misceláneo, no tan ligado con el sexo y el erotismo. Porque de vez en cuando está bien hablar de otras cosas, ¿no crees? Así pues, estreno sección en el apartado de Disertaciones donde, entre muchas cosas, te enseñaré algunos libros que me han gustado y que pueden gustarte a ti también.


La primera obra que me gustaría contar contigo se titula Vamos a contar mentiras, y es de B. S. Gairald. 


Este libro verá la luz en breve de la mano de LES Editorial que (permíteme que dedique unas líneas a hablar de ella) ha llegado pisando fuerte. Se trata de una editorial independiente, de nueva creación, que publica obras para mujeres LGBT+. Tienen varias colecciones, fácilmente identificables por el color de los lomos de los libros. Si juntamos uno de cada, tendremos un maravilloso arcoíris en nuestra estantería. Añado, aprovechando el momento, que desde hace poco yo también soy parte de LES como organizadora de eventos, y la verdad es que me hace una ilusión increíble poder formar parte de esto. Que va a ser algo grande, ya te lo digo.

Te explicaba lo de las colecciones, ¿verdad? Una de ellas es la de Ficción general, con el lomo verde, el mismo que tiene el libro del que quiero contarte hoy.

Sobre la autora sabemos más bien poco, pero tras una exhaustiva investigación en el perfil de la editorial puedo adelantarte que nació en el sur de España, estudió Filología Hispánica y es muy inquieta y curiosa.

Ahora sí, vamos allá: ¿de qué va Vamos a contar mentiras?

Una tormenta de nieve deja incomunicadas a cuatro amigas en una casa rural. Blanca y Concha son pareja, Helena y Sofía… no. Encerradas sin luz y sin cobertura, deciden contar historias para matar el tiempo: Blondie es una gata muy especial para su dueña; en una zona rural, una cartera reparte algo más que cartas; Dorian conoce a Malak; Leonor huye de su pasado; Almu y Mari son solo buenas amigas… por ahora; una sincronía sucede en Granada; un misterioso crimen sacude el bosque y dos investigadoras lo intentan aclarar; la abuela Juana tiene un secreto; Cati escribe los amores que quisiera para su vida…
Las horas pasan y las cuatro amigas beben demasiado… Además, ellas también tienen su propia historia, así que pronto afloran rencillas latentes y sentimientos soterrados.
Esa convivencia forzada supondrá un punto de inflexión en sus vidas.
La primera obra de B. S. Gairald es un conjunto de relatos que tocan temas tan dispares como lo son las cuatro protagonistas que los narran: amores secretos o desinhibidos, soledad, esperanza, muerte, humor, destino… La autora combina mensajes «serios» y humor, dosis de cruda realidad y momentos de cierta magia.
Qué, ¿te convence? Contar historias para matar el tiempo nunca había sido tan entretenido. A través de la trama principal de las cuatro amigas aisladas en medio de la nada, la autora nos va guiando a través de distintos relatos tan variados que muestran su habilidad para moverse por distintos géneros. B. S. Gairald juega con el relato corto de una forma, a mi criterio, magistral. Gestiona de una manera muy acertada la trama, el ritmo y los espacios. Además, cada uno de ellos tiene sus personajes únicos e irrepetibles, con su personalidad y sus manías, su historia, sus miedos.
¿Se nos rompió el poliamor de tanto usarlo?
El libro trata temas tan variados como puede ser salir del armario, la muerte de un ser querido, el amor correspondido y el no correspondido o el género. En todos los casos la autora tira de una dosis infinita de naturalidad de la que he disfrutado por primera vez en muchísimo tiempo.
—Lo que es femenino y masculino está construido por la sociedad, no son naturales, son etiquetas delimitadas: o eres blanco o eres negro, y a veces la identidad no está tan definida, sino que está en algún punto entre esos dos extremos.
—Ya. Pero biológicamente sí está definida.
—Pero una cosa es la biología, que, bueno... es un tema complejo, y otra es el género —insistió Dorian—. ¿Has oído hablar del género no binario? Mi pronombre no es él ni ella, es elle. 
Lo que más me ha gustado de Vamos a contar mentiras ha sido, sin duda, cómo ha integrado en un mismo libro relatos tan distintos entre sí unidos por un mismo hilo conductor. Los hay de todo tipo: graciosos, inquietantes, románticos... Sin embargo, todos tienen ese trasfondo de optimismo pese a las circunstancias que prima en la obra.
Pues una sincronía es una coincidencia significativa. O sea, que no es solo una casualidad, sino algo más: es una casualidad que para la persona que la vive está cargada de significado... es como si fuera una señal del destino, de la vida... es el universo diciéndole algo. 
Poco más puedo decir de este libro sin recurrir a los spoilers. Lo que sí me encantaría compartir es el título de los dos relatos que más me han gustado: «Dorian», por enseñar la diversidad y saber plasmarla a nivel lingüístico; y «La abuela Juana», por una historia tan real, dura y tierna al mismo tiempo. Creo firmemente que es una obra que debe leerse sin mucha información, poco a poco, degustando cada relato por sí mismo. Cada uno te aportará algo especial, y eso sí que tiene cierta magia.

Para más información, puedes echar un vistazo al libro en la web de la editorial

No hay comentarios

Publicar un comentario

ME HAS LEÍDO EN...


MI GALERÍA DE INSTAGRAM

© Bajo el edredón | Thais Duthie
Maira Gall